Cucarachas públicas y privadas. Hay que distinguir.

29 dic. 2016
CUCARACHA AMERICANA

Nuestro compañero Roberto Gómez Artime de BCNplagas Tratamientos Profesionales, S.L., acaba de publicar en la revista Pest Control News, un artículo muy interesante. Os dejamos el texto integro y el enlace a la web de BCNplagas.

 

Diferenciación de problemáticas en el ámbito público y privado de la cucaracha proveniente de alcantarillado

En el control de plagas existe un universo infinito de clientes que demandan nuestros servicios de control de cucarachas a cada cual más particular o complejo. Bares, restaurantes, clínicas, laboratorios, fábricas o comunidades de propietarios son solo algunos de los ejemplos de la gran diversidad de interesados que podemos hallar. Sin embargo, y a pesar de la disparidad entre cada tipo de cliente, todos pueden verse afectados por un factor común: las cucarachas del alcantarillado.

Hay que diferenciar muy bien cuando un problema está relacionado de forma directa con el alcantarillado (vemos salir las cucarachas por embornales, pozos, entran por la puerta de nuestros clientes…) o de forma indirecta (las encontramos en el interior de las instalaciones pero no existe una cercanía aparente con la calle, tapas de alcantarillado o embornales).

Cada vez más, sobre todo cuando la primavera empieza a asomar, la red de saneamiento pública se convierte en el villano por excelencia. Todos los problemas de cucaracha americana o cucaracha oriental derivan en un único culpable: el alcantarillado. Pero por si eso no fuera suficiente, a muchos sólo se les ocurre alentar el esos pobres clientes que no encuentran solución a su problema con frases como: “Eso es por culpa del ayuntamiento que no “fumiga” el alcantarillado”. Evidentemente ellos corren, agradecidos a ese “profesional”, a poner una instancia en el ayuntamiento para que su problema se solucione. Craso error compañeros.

Tras este capítulo de villanos y héroes nos encontramos al poco tiempo con la segunda entrada de la fábula. Resulta que los problemas del cliente no cesan y de nuevo el cliente insta a la administración a que trate de nuevo el alcantarillado ya que “el técnico me ha dicho que no se ha fumigado bien el alcantarillado”. Sin embargo el Ayuntamiento le contesta muy amablemente: “lo sentimos, se han realizado los trabajos pertinentes de la zona pero no se ha detectado presencia alguna de vectores”. En este momento es cuando el cliente se enfurece y maldice a toda la clase política del país. Lamentablemente en este punto es normal que, únicamente por amor propio, el cliente tienda a pensar que el que le engaña es la administración y le cuesta comprender que en realidad lo que está fallando en este caso es el diagnóstico que le ha realizado la empresa a la que está pagando.

Lo peor de todo es que el problema persistirá ya que “no se puede desatar un nudo sin saber cómo está hecho”.

A veces me da la sensación de que este tipo de “técnicos” no entienden que al otro lado se encuentran también empresas y profesionales del control de plagas que realizan de forma correcta su trabajo y que comprenden de igual o mejor manera el funcionamiento de las plagas a tratar. A veces me da la sensación de que resulta más sencillo obviar la ineficiencia e ineficacia, que reconocer el desconocimiento de un campo concreto, y creo que es evidente que esto ha de cambiar.Como siempre he dicho, mi intención es hablar únicamente desde la experiencia. No pretendo buscar culpables, héroes o villanos, pero he vivido en mis carnes este hecho. Lo he vivido siendo el que levanta la tapa de registro para buscar presencia de Periplaneta americana y lo he vivido siendo el técnico que busca las deficiencias en el interior de un bar, un restaurante o una comunidad. Por eso escribo estas líneas no desde la comodidad de un despacho sino desde la experiencia del que ha pateado calle y abierto más de 1000 o 2000 “tapas”. Creo por ello que es importante recalcar la importancia del estudio y la preparación de los técnicos en nuestro sector, y a su vez entender una serie de conceptos para no caer en esta práctica descalificativa y poco profesional y poder ofrecer a la vez soluciones efectivas y ciertas.

La cucaracha vive en el alcantarillado...A veces...

Como bien sabemos dentro de las especies de cucarachas que encontramos de forma normal, las únicas que toman como hábitat principal la red de alcantarillado son la cucaracha americana y la cucaracha oriental. Sin embargo no dedican su vida a recorrer tramos enteros de tuberías, albañales o aljibes solo para entrar en las instalaciones de nuestros clientes y fastidiarles. De forma natural estas plagas encontrarán alimento y cobijo sin demasiado esfuerzo y sin necesidad de arriesgarse de esta manera. Esto significa que si nuestros clientes las observan es porque existen puntos más cercanos de lo que creemos donde las cucarachas de este tipo (peridomésticas) pueden vivir.

Existe un tramo de alcantarillado que va más allá del mero colector, y es el tramo de conexión o la acometida que va desde la arqueta de la edificación donde van a parar toda la red de saneamiento de los edificios hasta el colector de la calle. Si la cucaracha encuentra un acceso fácil por este punto debido a alguna deficiencia estructural (disposición defectuosa, falta de sifones generales, construcciones deterioradas, etc.), es altamente probable que el problema ya no se encuentre sólo en la red pública sino que también en la parte que escapa a la competencia del ayuntamiento: en el interior de la propia red de la edificación.

Llegados a este punto es fácil seguir culpando al ayuntamiento del problema de cucarachas a pesar de que la problemática ya no ataña exclusivamente a éste (y posiblemente no faltaría razón). Pero, si nos paramos a pensar, ese no es el quid de la cuestión. Lo verdaderamente importante es entender que el técnico en control de plagas ha de saber y entender el porqué una problemática estructural en la red de saneamiento puede propiciar o haber propiciado la entrada de una plaga en las instalaciones y, por ende, cualquier solución presente o futura de un problema relacionado con la red pasará no solo por una correcta elección de un tratamiento, sino también por un diagnóstico eficiente de cualquier deficiencia estructural que pueda existir, y que evidentemente esté relacionada con la red de saneamiento privada de la edificación.

Para los escépticos bastará con entender esto:

• Si el ayuntamiento realiza un tratamiento y tú has realizado un diagnóstico correcto, has tratado el problema y el cliente ha corregido todas las deficiencias estructurales, éste no tendrá cucarachas y quedará satisfecho.

• Si el ayuntamiento no realiza un tratamiento pero TÚ has realizado un diagnóstico correcto, has tratado el problema y el cliente ha corregido todas las deficiencias estructurales éste no tendrá cucarachas y quedará satisfecho.

Es decir, al final lo que haga o deje de hacer la administración frente a un problema que afecta a nivel interno a un cliente no tiene tanta repercusión en nuestro trabajo como puede parecer si realizamos nuestra tarea de forma correcta ¿o acaso un pozo de alcantarillado con 300 cucarachas implica necesariamente que todas las edificaciones cercanas tendrán problema de cucaracha en el interior?.

La cucaracha viene del alcantarillado… A veces…

Es cierto que gran parte de la problemática con la cucaracha americana u oriental procede de la red de alcantarillado, pero es igual de cierto que pueden existir también problemas de este tipo en toda clase de conducciones o arquetas de suministros públicos (entradas de luz, agua, gas, telecomunicaciones…) y que gestionan o pueden gestionar empresas públicas o privadas, por lo que toda la responsabilidad no ha de ser necesariamente del consistorio. De igual manera, un diagnóstico correcto ha de contemplar estos aspectos para prevenir la entrada de plagas en las instalaciones.

El alcantarillado es responsabilidad del ayuntamiento… A veces…

Es evidente entender que el alcantarillado es responsabilidad del Ayuntamiento, pero no en su totalidad… El colector general (donde abrimos los pozos para realizar nuestras inspecciones y tratamientos) ha de mantenerlo y conservarlo, pero los tramos de conexión entre las edificaciones y dicho colector es un punto que puede generar controversia. En la teoría, es la edificación la que ha de conectarse a la red de alcantarillado, por lo tanto depende de ella que dicha conexión se haga de forma correcta. En la práctica, el albañal que comunica la edificación; con el colector es responsabilidad de la edificación; por lo tanto, es importante entender que, todo y que el ayuntamiento tenga que eliminar el problema de cucarachas del colector, no tiene que hacerse cargo necesariamente de los problemas de plagas que puedan haber accedido a la edificación por culpa de una conexión deficiente de la misma.

El ayuntamiento tiene la culpa de mi problema de cucarachas… A veces…

Creo que es fácil entender que parte de la problemática de cucarachas acaba afectando a innumerables clientes dado que en el alcantarillado hay o puede haber cucarachas. En ocasiones resulta difícil entender o digerir que la culpa de que accedan no es de la administración, por lo que conviene plantearse el problema desde otra perspectiva. Si dejamos la puerta abierta de nuestra casa estamos “invitando” a que cualquier persona pueda entrar sin nuestro consentimiento. Si por el contrario la mantenemos cerrada, esta posibilidad se reduce de forma considerable. Ahora apliquemos esto al control de plagas. Si garantizamos que todos los posibles puntos de entrada están correctamente cerrados o mantenidos, las posibilidades de acceso a la instalación del cliente se reduce considerablemente.

Conceptos fundamentales a recordar

1. Conocimiento del origen de la plaga: Un buen técnico ha de saber diferenciar el hábitat de una plaga pero no se puede justificar en que la teoría lo vale todo. Si bien el hábitat principal de la cucaracha americana o la oriental sea la alcantarilla, no significa que en un momento dado la plaga en cuestión haya entrado hasta la arqueta de la propia finca y encontrado una nueva zona donde reproducirse. ¿Acaso ningún técnico ha encontrado una ooteca en el interior de una vivienda o bar? ¿O solo se pueden observar estos elementos en el alcantarillado? De la misma manera que la red de alcantarillado resulta agradable y confortable para estos vectores, el sistema de saneamiento de la finca o de cajonería de bajantes también lo es y, por tanto, puede dar pie a una reproducción a nivel interno.

2. Funcionamiento de la red de saneamiento: Si la cucaracha entra en la red de saneamiento de una edificación puede tener acceso a infinidad de lugares. Este acceso puede haberse dado por casualidad, por una avería o por un mal diseño de la instalación, pero una vez dado la reproducción de la cucaracha en su interior es viable, y es necesario entender que no necesariamente ha de existir una comunicación directa con la red de saneamiento pública para padecer un problema de cucaracha americana u oriental. Si este hecho se da, se debe probablemente a que el problema se ha estado cociendo en la red de saneamiento de la edificación durante mucho tiempo.

3. Comprensión del alcance de la formación: He podido estar en ambos lados de la balanza y he de confesar que resulta muy frustrante tener que rebatir el comentario de “la empresa me ha dicho que las cucarachas vienen del alcantarillado”. Es importante formarse cuando no se conocen todos los aspectos de las instalaciones que vamos a controlar. En ocasiones puede ser interesante leer algún manual sobre el problema que nos atañe o inclusive contactar con profesionales específicos (fontaneros, electricistas, albañiles) para que complementen nuestras teorías o nos aporten nuevos puntos de vista a los problemas que nos encontramos.

4. Cómo funcionan las empresas que están al otro lado: Es importante entender que la gran mayoría de contratos del sector público no pagan por cada vez que vamos a solucionar una incidencia, sino que existe una estimación fija. Por lo que desde el punto de vista profesional nos interesa solucionar los problemas de forma rápida y efectiva. Esto lo digo porque ha de quedar claro que lo que menos interesa en estas situaciones es tener que realizar una inspección de alcantarillado 20 veces en 3 meses. Si con dos visitas se puede solucionar un problema mejor desde el punto de vista económico y empresarial. Conviene también recordar que estamos en los dos bandos y que sabemos cómo funciona el sector.

Centrarse en el problema del cliente

Un problema no es la ausencia de una solución. Si nos contratan para solucionar un problema debemos buscar y analizar paso a paso todo lo que nos encontramos en cada cliente. Enfocar la solución en una sola dirección que encima no nos atañe, no es una manera de realizar un asesoramiento. Si no entendemos el funcionamiento de un problema estructural y de cucaracha americana u oriental, es mejor coger la maleta y volvernos a casa antes de empantanarnos en una lucha dialéctica entre cliente, ayuntamiento y empresas del mismo sector que deberían respetarse. Dicho esto, que cada palo aguante su vela.


 

 


 

subir